CEOS-CEPYME Huesca

REFORMAS NECESARIAS PARA POTENCIAR EL CRECIMIENTO DE LA ECONOMÍA ESPAÑOLA: LA EDUCACIÓN (28-06-2011) PDF Imprimir E-mail

Hace escasos días la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y el Instituto de Estudios Económicos (IEE) presentaron los libros titulados "Reformas necesarias para potenciar el crecimiento de la economía española", de la editorial Civitas. Se trata de unos volúmenes que analizan los cambios que precisan ámbitos tan importantes para la buena evolución de la economía como la Educación, la Justicia, la Sanidad y la Financiación Autonómica, y cuyo contenido procuraré extractar en sendos artículos de opinión.

Por su interés, creo oportuno trasladar a la opinión pública las reflexiones e ideas que se plasman en estos libros, así como transmitir las reformas que, a juicio de los empresarios españoles, son necesarias para adaptar el entramado institucional de nuestra economía a los tiempos que vivimos en la actualidad.

El presente artículo se va a centrar en la educación primaria y secundaria, puesto que son la base del conocimiento y la educación posterior y cuyo estudio en el libro ha corrido a cargo de los analistas sociopolíticos Víctor Pérez Díaz y  Juan Carlos Rodríguez. Como punto de inicio, resaltar que precisamente la gran parte de las personas que están sufriendo durante la crisis los mayores problemas para acceder o reincorporarse al mercado laboral se concentran entre las personas niveles de estudios de primaria y secundaria. En este contexto, los principales análisis del sistema de educación general español tienden a concluir que los rendimientos escolares son insuficientes. En España cerca del 30% de los adolescentes deja de obtener el título de graduado en ESO, lo que nos convierte en el tercer país con mayor abandono escolar prematuro de la Unión Europea, lo que limitará extraordinariamente la vida profesional y las posibilidades de aprendizaje de muchos jóvenes españoles.

En el entorno del sistema educativo español la familia presenta una gran influencia, puesto que la desigualdad social y de nivel educativo de los padres se refleja en los resultados escolares de los hijos. Asimismo, el profesorado es uno de los factores principales que explica el rendimiento escolar de los estudiantes, profesorado que en España se caracteriza por proceder del tramo medio-bajo de las capacidades de los estudiantes universitarios, por soportar uno de las mayores rotaciones de plantilla de la UE, así como por contar con una preparación pedagógica insuficiente en lo que se refiere a secundaria y un nivel de idiomas extranjeros que podría ser más elevado.

Por otra parte, hay que señalar que el gasto real por alumno en España ha aumentado durante la última década, aunque no por ello los resultados escolares han mejorado. Entre las posibles causas de este estancamiento se encuentra la carencia de exámenes externos que valoren los conocimientos adquiridos y la poca frecuencia de las evaluaciones a los profesores.

Ante este horizonte de la actual situación de la educación en España, desde las Organizaciones Empresariales presentamos las siguientes propuestas para mejorar el sistema educativo español:

  • Mejorar la rendición de cuentas de los diferentes agentes implicados. En cuanto a los estudiantes, convendría la instauración de algún tipo de exámenes de fin de nivel, probablemente al terminar la enseñanza obligatoria. Respecto de los centros educativos, se debería proporcionar a los padres una información más contextualizada de sus hijos comparándolo con otros compañeros, colegios y estándares nacionales. Finalmente, los profesores deberían ser objeto de más evaluaciones objetivas.
  • Elevar los bajos niveles de autonomía de los centros. Sería conveniente dar la potestad a los centros para que puedan diseñar autónomamente su plantilla, publicando las plazas libres, a las que podrían optar los profesores que cumplieran un mínimo requisito, entre los que elegiría el centro. El refuerzo de la autonomía debe ser complementado con medidas de mejora de la rendición de cuentas y la mayor profesionalización de los equipos directivos.
  • Equiparar las condiciones de la enseñanza privada a la pública y propiciar una competencia más libre y efectiva. Se debería equiparar más la financiación pública por alumno concertado y por alumno público, lo que garantizaría una mayor cohesión social puesto que las familias más humildes no se verían disuadidas de llevar a sus hijos a la escuela concertada donde deberían cubrir parte de los costes.
  • En definitiva, la combinación de una mayor rendición de cuentas, una mayor autonomía y más competencia entre los centros favorecería que tanto los centros públicos como los concertados tendrán que ser más competitivos, atrayendo a las familias más por los resultados académicos o la idiosincrasia de su enseñanza, y menos por otras razones.
  • Plantear alternativas a la repetición de cursos. La repetición no contribuye a mejorar las expectativas académicas del repetidor e implica un despilfarro notable de recursos que podría destinarse a medios más efectivos como la detección y atención temprana especializada a los estudiantes con dificultades o, en su lugar, a la profundización en los refuerzos y apoyos que permite el sistema actual.
  • Reducir el abandono escolar temprano mediante una nueva configuración de la ESO. Las principales reformas posibles del actual sistema son tres. La primera, facilitar vías distintas de acceso al título, mediante itinerarios, combinándolas con un profesorado que ejerce más intensamente su labor de orientación de la elección del tipo de secundaria superior y el establecimiento de más puentes de retorno a los estudios profesionales. La segunda, permitir a los no graduados cursar ciclos de grado medio, proporcionándoles, de esta manera, una alternativa real de estudios. La tercera, establecer una transición menos rígida entre la secundaria inferior y la superior, de modo que el acceso a las diversas ramas del bachillerato y de la formación profesional dependiera de haber acumulado créditos en determinadas asignaturas, según la orientación de la educación secundaria superior.
  • Aumentar el conocimiento del inglés. Uno de los principales aspectos a mejorar en el sistema educativo es el conocimiento del inglés y, para ello, es preciso elevar la formación del profesorado, principalmente en la educación primaria, donde se fundamenta el dominio del inglés.
  • Mejora del Profesorado. Dado que las mayores necesidades de mejora del sistema educativo español se dan en Primaria, los recientes pasos relativos a la formación de los maestros no van mal encaminados. Además, el sistema educativo debería tratar de atraer a candidatos más cualificados y con mayor implicación, para lo que necesitaría elevar el prestigio de la profesión y reducir la elevada rotación de plantillas, puesto que una mayor estabilidad favorece el compromiso hacia los centros, el desarrollo profesional y la formación.
  • Apertura de las bases de datos públicas. El Ministerio de Educación debería seguir el ejemplo de organismos e iniciativas internacionales y permitir el acceso libre a sus bases de datos, con el fin favorecer la investigación educativa de carácter empírico que comienza a desarrollarse en España.
SALVADOR CORED BERGUA
Secretario General
 

SÍGUENOS EN...

Siguenos en FacebookSiguenos en twitter
 
 
 
<<  Octubre 2017  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
        1
  2  3  4  5  6  7  8
  9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     
logo_ceos
CEOS-CEPYME HUESCA - Plaza Luis López Allué 3, Planta 2- 22001 HUESCA - Tel: 974 242 363 / 974 242 471 - Fax: 974 221 021 -
iso9001 iso9001