CEOS-CEPYME Huesca

REFORMAS NECESARIAS PARA POTENCIAR EL CRECIMIENTO DE LA ECONOMÍA ESPAÑOLA: LA SANIDAD (06-07-2011) PDF Imprimir E-mail
Damos continuidad a la serie iniciada la semana pasada de diferentes  artículos que pretenden extractar las reflexiones e ideas que se plasman en los libros titulados "Reformas necesarias para potenciar el crecimiento de la economía española", de la editorial Civitas, que presentaron hace unos días la CEOE y el Instituto de Estudios Económicos (IEE).  En ellos se analizan los cambios que precisan ámbitos tan importantes para la buena evolución de la economía como la Educación, la Justicia, la Sanidad y la Financiación Autonómica. El primero de estos artículos estuvo dedicado a la educación y el que se firma a continuación está referido a la sanidad, cuyo estudio ha corrido a cargo de Roberto Collado, de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA) y de Pablo Vázquez de la Universidad Complutense.

En primer lugar, es necesario subrayar que el desarrollo económico ha favorecido la creación y la extensión de los sistemas sanitarios en los países avanzados, lo que ha supuesto uno de los mayores logros del sistema de bienestar. No obstante, nos encontramos en una sociedad donde los recursos son escasos y las necesidades infinitas y, por ello, es preciso analizar los elementos que conforman el sistema sanitario actual. En este sentido, hay que destacar que el envejecimiento de la población provocará que, en tres décadas, los 7 millones y medio de personas mayores de 65 años se duplicarán, con el consecuente incremento del gasto sanitario asociado a las personas de más edad.

Asimismo, existen otros dos retos para el futuro del sector. El primero se refiere a la sostenibilidad de la situación actual, en la que los médicos españoles tienen unos salarios significativamente inferiores a los de sus homólogos extranjeros, (y con frecuencia también en productividad). El segundo, concerniente a la financiación de los nuevos productos médicos.

En definitiva, nos encontramos ante un momento clave para acometer, antes de que sea demasiado tarde, una reforma del sistema sanitario que experimentará a medio y largo plazo un incremento de la presión para gastar más, así como unas restricciones presupuestarias más estrictas. Habida cuenta de la magnitud del reto, es preciso aplicar un enfoque global que persiga mejorar la gestión de la demanda y optimizar la oferta.
PROPUESTAS PARA MEJORAR LA DEMANDA:
  • Es necesario elaborar un catálogo de prestaciones públicas y eliminar aquellas cuyo coste-eficacia sea negativo o sean consideradas claramente prescindibles.
  • Promover un consumo responsable. España es uno de los pocos países que no ha introducido mecanismos de cobro directo por la atención primaria y especializada, lo que induce al abuso de los mismos, (la frecuencia para acudir al médico es en España un 40% superior la media de la Unión Europea), cuyas únicas limitaciones son el tiempo que se pierde en la espera y el desembolso parcial de los medicamentos. El establecimiento de un copago permite resolver dos problemas: el uso excesivo y la escasa valoración de los servicios. Los grupos sociales de menor renta y los que requieran unos cuidados especiales deberán beneficiarse de exenciones o reducciones de cuota, y la cuota general debe evitar que sea tan elevada que reduzca la demanda necesaria que produzca un empeoramiento del estado de salud de la población a futuro. Dichas medidas proporcionarían un ahorro de unos 2.750 millones de euros.
  • Impulsar políticas de prevención. A partir de la experiencia de países de nuestro entorno se observa que fomentar la prevención y la monitorización de los propios pacientes, así como la puesta en marcha de planes integrales de salud pública que promuevan hábitos saludables son muy efectivos para reducir factores de riesgo y controlar la posible incidencia de enfermedades.
  • Cerrar el proceso de universalización de la asistencia sanitaria a todos los nacionales y los extranjeros no comunitarios con permiso de residencia. Para los visitantes extranjeros no comunitarios se podría establecer un mecanismo de compensación de los gastos causados, como por ejemplo, una tasa en los sistemas de transportes con carácter finalista para la sanidad.
  • Clarificar el modelo del mutualismo administrativo correspondiente a MUFACE, MUGEJU e ISFAS y estudiar en profundidad dichos sistemas, puesto que cuando los funcionarios eligen provisión privada parece tener unos costes menores que el Sistema Nacional de Salud.
  • Reforzar el papel de la sanidad privada. Para ello, se debería avanzar en la colaboración público privada y establecer unos requisitos nacionales de homologación de los centros, con un sistema homogéneo de medición de resultados y de calidad, para que el sector privado pueda ser un proveedor de servicios sanitarios en igualdad con los centros públicos.
PROPUESTAS PARA MEJORAR LA OFERTA DE PRESTACIONES SANITARIAS:
  • Reformar la gestión de los recursos humanos con el fin de implicar y motivar a los profesionales. En la atención primaria, los médicos deberían tener la suficiente autonomía para gestionar un área sanitaria y en la atención especializada, la mayor participación de los profesionales se consigue mediante la dotación de mayor autonomía de gestión a las unidades clínicas y la remuneración en función de resultados.
  • Obtener ganancias de productividad. Las mismas se pueden obtener a corto plazo gracias a la externalización de los servicios no sanitarios y, a más largo plazo, mediante la elaboración de planes integrales cuyo objetivo sea dedicar la mayor parte del tiempo posible a actividades que creen valor en el paciente. Para conseguirlo es necesario trabajar mediante gestión de procesos y en el marco de un programa de calidad total.
  • Mejorar la calidad y los resultados. La creación de unidades acreditadas para determinadas patologías muy graves aumentará la calidad del servicio, gracias a su mayor dedicación y especialización. La creación de centros de referencia debe ir acompañado del pertinente apoyo para el desplazamiento del paciente.
  • Gestionar la innovación. Habida cuenta de la necesidad de gestionar de manera proactiva la innovación, el desarrollo terapéutico y las prestaciones actuales para asegurar la sostenibilidad del sistema sanitario en España, se podría realizar una refundición de la Agencia de evaluación de Tecnologías Sanitarias, con la participación de las Comunidades Autónomas.
  • Farmacias. En relación con el gasto farmacéutico se debería avanzar en la prescripción por principio activo y que la Agencia Europea del Medicamento definiera cuales son los fármacos realmente innovadores y, por tanto, no sometidos a este tipo de prescripción ni a precios de referencia. Asimismo, habría que explorar la posibilidad de una central de compras nacional de medicamentos de uso hospitalario. En cuanto a las oficinas de farmacia se podrían realizar ciertas mejoras. Por ejemplo, las distancias mínimas de establecimiento tendrían que cambiarse por isócronas máximas de acceso de los ciudadanos a las farmacias. La posibilidad de dar entrada a cadenas farmacéuticas que asuman la instalación y funcionamiento de oficinas en ubicaciones poco rentables, como contrapartida a otras situadas en lugares estratégicos.
  • Crear la Agencia Ejecutiva para el Sistema Nacional de Salud. Ésta integraría los instrumentos que inciden sobre los aspectos del Sistema que resultan determinantes para garantizar la inter territorialidad de las actuaciones y para el funcionamiento coordinado y homogeneizado de los diversos servicios de salud autonómicos.
SALVADOR CORED BERGUA
Secretario General
 

SÍGUENOS EN...

Siguenos en FacebookSiguenos en twitter
 
 
 
<<  Junio 2017  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
     1  2  3  4
  5  6  7  8  91011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
logo_ceos
CEOS-CEPYME HUESCA - Plaza Luis López Allué 3, Planta 2- 22001 HUESCA - Tel: 974 242 363 / 974 242 471 - Fax: 974 221 021 -
iso9001 iso9001